Ethos

 

Como un sencillo albergue de peregrinos, Sálama abre sus puertas para compartir su pequeño valle, con manantiales, arroyo, bosquecillo de ribera, un breve y hermoso bosque y sus huertos, pastos y frutales. Una naturaleza que, pensamos, propicie el trabajo de encuentro con la tradición y el arte.

 

Sálama se ofrece como un espacio para el encuentro con la tradición sapiencial y estética, antes que el desgaste civilizador de nuestros tiempos disuelva esta relación y la concepción, ya casi en el olvido, del hombre como criatura integral y como puente entre los mundos.

 

Es también un lugar para practicar un turismo del alma, donde la naturaleza externa es el espejo prístino donde se refleja la naturaleza interior, llena de paisajes y geografías  en las que reconocerse y encontrarse.

Arte tradicional y Naturaleza

Sálama o Jálama, es el nombre de la montaña, donde nos encontramos, a varios kilómetros de Acebo, un pueblo que todavía conserva su recuerdo de la cultura rural.

 

Llevamos años comunicando desde esta apartada montaña, al Norte de Extremadura, que la naturaleza es una maestra y que su imitación crea modelos sociales, económicos, científicos, artísticos, más acordes con los ritmos humanos; e insistiendo en que la crisis ecológica es una crisis espiritual del hombre moderno.

 

Ofrecemos nuestro lugar para propiciar talleres y encuentros dentro del amplio y profundo mundo de las artes tradicionales. Pensamos que hay necesidad de belleza y que esta expresa lo sustantivo del hombre, pero el mundo actual no facilita este diálogo creativo y muchas de las grandes artes occidentales y orientales están en peligro de extinción. Sálama pretende ofrecer una modesta reparación a este olvido, que tiene mucho de necedad, conscientes de la fuerza liberadora de las prácticas artísticas tradicionales, de su salud y su profundidad intelectual.

 

Este año empezaremos con un taller de iconos, una iniciación al canto gregoriano, practicaremos la danza Barathanayan y aprenderemos a observar la Naturaleza con una mirada inmaterial. El Qi Gong en su forma más tradicional y el Tai –Chi como oración en movimiento acompañarán estas artes.

 

Los cursos serán mayoritariamente prácticos, pero como el arte tradicional es inaprensible sin un conocimiento previo de su dimensión espiritual o metafísica, daremos espacio para la reflexión de ese aspecto esencial.

 

Si estás interesado en que te informemos de los diferentes cursos y talleres no dudes en hacérnoslo saber mandándonos un e-mail a beatriz@salamacomunicacion.com

Shamsa
Shamsa

 

«...Un Dios habita en nosotros 

y cuando se agita, ardemos»

 

Ovidio