Os invitamos a visitarnos de vez en cuando, para conocer los nuevos textos que iremos añadiendo a este apartado, textos de autores que reflexionan acerca, de estas dos realidades sobre las que quiere girar nuestro albergue.

Sobre la modestia de los brotes. Dionisio Romero

Observa

Observa éste

Observa este brote.

Una vez fuera, no puede regresar, sólo le queda florecer.

 

Se puede afirmar que todo lo que existe brota. En este instante, mientras el lector discurre su mirada por este texto, un mundo de renuevos está brotando. La jungla, los bosques, las praderas, comienzan sus espesuras y extensiones en algo tan modesto como un brote. Una leve yema terminal, también llamada meristemo, rodeada de minúsculos catáfilos irá desplegándose hasta ser una hoja o una inflorescencia, y las yemas axilares se estirarán hasta formarse las ramas. Todo este esfuerzo callado y discreto será dirigido por el sol; cada brote avanzará a ciegas siguiendo su luz en un movimiento de geotropismo negativo, es decir, en un movimiento de querer salir de la tierra para crecer en el cielo... Seguir leyendo.

 

Arte y naturaleza. Fritjof Schuon

Otro elemento fundamental de la vía es el simbolismo, que se afirma en el arte sagrado lo mismo que en la naturaleza virgen. Sin duda, las formas sensibles no tienen la importancia de los símbolos verbales o escriturarios, pero no por ello dejan de poseer, según las circunstancias, una función de «encuadramiento» o de «sugestión espiritual» muy valiosa, sin hablar de la importancia ritual de primer orden que pueden tomar; además, el simbolismo tiene la particularidad de combinar lo exterior con lo interior, lo sensible con lo espiritual, y así va más allá, en principio o de hecho, de la función de simple «telón de fondo». Seguir leyendo.

Manifiesto geosófico. Axis Mundi

Este Manifiesto obedece a un propósito: sugerir un camino de reflexión sobre la relación Hombre-Naturaleza que, transcendiendo los criterios sociológico-científicos de los planteamientos ecológicos, recupere la dimensión espiritual que le es intrínseca y que el moderno pensamiento religioso ignora. Seguir leyendo.

La voz de la tierra. Beatriz Calvo Villoria

Leónidas, un abuelo del pueblo mapuche, subió la escalera hasta la platea; 115 años nos contemplaban desde una de las salas de la casa encendida de Madrid. Nunca había salido de su tierra, de hecho estaba esperando a la muerte cuando un hermano mapuche le instó a viajar a occidente y hablar de su pueblo, “la gente de la tierra” —«Estás vivo por algo, ayúdanos a trasmitir la voz de la tierra a los pueblos del Norte»—. Seguir leyendo.

La tortuga y la liebre. El arte de educar. Beatriz calvo Villoria

Aprender es algo natural, ligado a la vida misma. La educación (del latín educere “guiar”, “conducir” o educare “formar”, “instruir”) se define en los diccionarios como el proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. Somos conscientes de que tocar el tema de la educación es demasiado vasto, casi un océano, donde miles de ríos de palabras y perspectivas desembocan formando olas inmensas de teorías. Hemos elegido centrarnos en la educación que los niños deberían recibir en relación con la naturaleza, conscientes del valor determinante que una buena pedagogía puede producir en el alma de nuestros hijos, extrayendo lo mejor de su ser, ya que ellos son la futura humanidad que navegará sobre la Tierra. Seguir leyendo.

¿Se nos permite distinguir lo natural de lo artificial?

La historia del pensamiento es un relato lleno de sorpresas e ironías. En el tema que nos ocupa, repasaremos algunas de ellas y examinaremos lo que pensamos que es una urgencia actual; volver a diferenciar lo natural de lo artificial. Somos conscientes de que la falta de una noción lúcida y discriminativa de estas esferas nos está llevando a una situación de peligro existencial. Los datos están a disposición del público; moléculas artificiales lanzadas al ambiente y en nuestro cuerpo que no se pueden metabolizar, contaminación producida por una ingente cantidad de artefactos, transformación de la condición humana por alteraciones genéticas o clínicas, nuevos ámbitos sociales donde lo virtual suplanta lo real y donde lo simulado confunde toda proximidad, nuevas especies de laboratorio que colonizan alegremente el planeta en operaciones de mercadotecnia sin restricciones. Seguir leyendo

Turismo de Interior. Beatriz Calvo Villoria

No van a encontrar en estas líneas la descripción habitual de una comarca o una ruta a realizar, al aceptar descubrirles esta Sierra en la que vivo, no he podido impedir que la veta más poética se adueñe de mi pluma, inspirada por 20 años de amoríos con este territorio extremeño; forjada en una interpretación de la naturaleza que se enmarca en lo que en AgendaViva llamamos la Ecología profunda y por una práctica diaria de meditación y movimiento armonizado, como profesora de Qi Gong. Quisiera contarles la Sierra de Gata como un destino en el que perderse… para poder encontrarse. Invitar a recorrer sus lugares emblemáticos de la mano de un nuevo concepto del turismo, que desde el albergue Sálama nos gusta llamar Interior, el interior de uno mismo. Seguir leyendo.

Entrevista a Pedro Burruezo. Dionisio Romero

Pedro Burruezo es la cabeza visible de The Ecologist desde su fundación. Ahora, la revista, una publicación de la Asociación Vida Sana, acaba de cumplir 50 números trimestrales. Burruezo habla aquí como portavoz de EcoActivistas, equipo que realiza la revista. También lo hace, según la respuesta, en el tono personal que le caracteriza. Vinculado a la ecología profunda, a la tradición perenne y al estudio profundo de diversas tradiciones espirituales, Burruezo es también músico y compositor y director del grupo Bohemia Camerata, con una discografía y un currículo dilatado y amplio. Para él, ecología profunda, espiritualidad y arte, son realidades con los que celebrar y descubrir una realidad más acorde con la dignidad y la naturaleza humana. Seguir leyendo

La familia y la tradición rural. Dionisio Romero

NUESTRO ACERCAMIENTO AL TEMA DE LA FAMILIA va a ser desde la tradición
rural. La elección nos parece obvia, dado que las gentes rurales han sido los constructores de nuestros paisajes y campos y ellos han sabido mantener, mientras les han dejado ser ellos mismos,
una relación de beneficio mutuo con la tierra. Relación que ha sido posible gracias a unos
principios axiológicos en equilibrio, donde la familia era el claustro simbólico y afectivo
central, a partir del cual se laboran con la paciencia de los campesinos convivencias,
políticas y paisajes. Seguir leyendo

 

«...Un Dios habita en nosotros 

y cuando se agita, ardemos»

 

Ovidio