«...Un Dios habita en nosotros 

y cuando se agita, ardemos»

 

Ovidio